Viaje en Eslovenia: 4 lugares que ver en Bled

Lago de Bled

Si me siguen en mis redes sociales sabrán que meses atrás estuve participando en un blog tour que, para mi poca o mucha suerte, no terminó de la mejor manera porque finalicé en un hospital, pero apartando la mala experiencia del accidente, tengo que decir que Eslovenia es un país que me ha dejado enamorada. Son tanto los lugares y rincones que visité, que les mentiría si les dijera que me acuerdo de todos sus nombres, pero hay un lugar en especial que se ha robado toda mi atención y es imposible olvidar, Bled. Tal vez dicho así puede pasar desapercibido, pero si les hablo del Lago estoy segura que todos lo van a reconocer. 

Lago de Bled

Como he dicho anteriormente, el gran atractivo de Bled es su lago, ya que al tratarse de una ciudad pequeña y de pocos habitantes ubicada en la región de Gorenjska (a poco menos de una hora de Ljubljana, la capital) tengo que decir que como pueblo no es muy destacable. El lago es de origen glaciar y se encuentra al pie de la hermosas e incluso, la más alta de las montañas de los Alpes julianos (que van desde Italia hasta Eslovenia), perteneciente a el parque nacional más importante de este país: el Triglav.

Lago de Bled

Y si se están preguntando que de diferente tiene este lago a cualquier otro para que sea tan especial, se los voy a responder a continuación: 

A parte de sus cristalinas aguas son varios los atractivos por los cuales el Lago de Bled resulta un lugar encantador. 

1.- El punto panorámico de Ojstrica: es probablemente el punto más bello para admirar el lago. Subir hasta el mirador no resulta difícil, el camino es corto y lleva poco más de media hora si se va a un buen ritmo. Al principio se puede encontrar el camino fangoso (si ha llovido) y solo al final son un poco elevadas las rocosas pendientes y puede resultar un poco más complicado el trayecto, pero nada demasiado difícil. Si se observa una roca gigante, es la señal de haber alcanzado la cima, desde allí la perspectiva de Bled es impresionante y amplia, además de regalar las mejores fotos. En alternativa, otro mirador cercano que se puede alcanzar es Osojnica.

Vista desde el punto panoramico Osojnica
Vista desde el punto panoramico Osojnica
2 - El castillo: es de origen fértil y está ubicado en una roca gigante sobre el lago. En su interior cuenta con un museo y varias exposiciones para conocer el proceso de imprenta manual, y además podrás explorar un poco la historia sobre la vida medieval en esta zona. El acceso al castillo es bastante simple, se puede llegar sea con vehículo propio o de igual manera, para quienes se animen, en una caminata de unos 20 minutos desde el pueblo. Otra de las razones por la que no se puede dejar de visitar, es la inigualable vista al lago y los Alpes, que, sin lugar a duda, se hace más enriquecedora al caer la noche.

El castillo de Bled de noche
El castillo de Bled de noche
3 - Paseo en Pletne: es la embarcación de madera típica de la ciudad y su origen se remonta al año 1590. Puede transportar alrededor de 20 personas de manera segura y también es la forma más sencilla de llegar hasta nuestro siguiente punto: la isla. Aunque si se prefiere, también existe la posibilidad de alquilar un bote y remar por cuenta propia.

La embarcación típica de la zona, Pletne
La embarcación típica de la zona, Pletne
4 - La isla del Lago: ubicada en el corazón del lago de Bled. A la llegada, nos separaran 99 escalones que son el camino hasta la iglesia Santa María de la Asunción, con frecuencia utilizada para llevar a cabo matrimonios por la majestuosidad del lugar y según dicta la tradición, el esposo debe cargar en brazos a su prometida a lo largo de toda la escalera como sinónimo de la felicidad de la pareja. La campana de esta iglesia también es un símbolo especial de la ciudad, otra de las leyendas que gira en torno a la legendaria isla, cuenta que si tocas la campana mientras pides un deseo, este se hará realidad.

Isla de Bled
Isla de Bled

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.