Irán turismo: todo lo que necesitas saber antes de viajar


¿Viajar a Irán? Seguramente serán muchas las interrogantes y cuestionamientos que puedes encontrar por parte de personas cercanas antes de abordar ese vuelo. Si tú eres uno de los que atraviesa por ese dilema de si arriesgarte o menos, déjame decirte que lo “peor” que te puede suceder estando allí es tropezarte con la gentileza iraní. Puedes ir tranquilamente caminando por la calle y seguramente te detendrán para conversar o hacerse “a picture” contigo y sin dudas, algo que vas a escuchar hasta el cansancio en todo el viaje, es la infaltable pregunta “¿where are you from?”.

Lo primero que quiero comentarles es que el camino para entrar en Irán no ha sido fácil, esta vez se han requerido de dos intentos antes de lograrlo. El primero que terminó siendo un fracaso, al tratar de atravesar la frontera turca-iraní vía tierra desde Gorbulak (en el lado turco) hasta Bazargan (en el lado iraní) y esto se debió al manejo de información errada en cuanto a la documentación necesaria para ingresar a dicho país usando un pasaporte venezolano, ya que, en el pasado debido a las relaciones bilaterales entre ambos países, los ciudadanos venezolanos no necesitaban más que contar con un pasaporte valido (free visa) para entrar en el territorio persa, pero en meses recientes estas leyes fueron cambiadas y actualmente es obligatorio poseer una visa iraní

Para que mentirles, indudablemente en los días precedentes al viaje aparecen muchas inseguridades sobre todo para nosotras como mujer, y no, no me estoy refiriendo a las marcadas reglas de vestimenta que hay que seguir (de eso les hablare más adelante), es más bien el temor a infringir alguno de los protocolos que definen lo que “está bien y está mal” dentro de la cultura iraní y que para nosotros los occidentales pueden resultar completamente normales. 

Por supuesto que los preceptos a los cuales están sometidas las mujeres que nacen bajo la República Islámica de Irán son mucho más complejos que un simple “comportamiento” a seguir, porque en muchos de los casos, la mayoría de las decisiones importantes de sus vidas están sometidas bajo la custodia de una figura familiar masculina. Rol que generalmente le pertenece al padre y más tarde al esposo (que con frecuencia es elegido por la familia). 

Algunas conductas que debes respetar durante la permanencia

  • Los besos en público no están permitidos:
Las parejas de esposos pueden ir tomados de la mano y al máximo, las expresiones de afecto pueden terminar en un abrazo cuando se está en público, cosa que es completamente diferente cuando se habla de un noviazgo. Por tal motivo, aprovecho para aclararles que este viaje lo hice junto a mi novio, pero siempre que nos preguntaban decíamos que somos casados, debido a que, para ellos resulta impensable que una pareja comparta este tipo de experiencia juntos sin haber formalizado antes la relación. 
  • Evita el apretón de manos:
A la hora de saludar, si eres mujer lo mejor que puedes hacer es evitar extender la mano cuando saludas a los hombres, ya que esto se podría malinterpretar. Por el contrario, un simple gesto de asentar con tu cabeza te dejará mejor parada. Claro está que, esto va a depender de las personas con las que te relacionas, aquellos que son más liberales no se limitarán e igual te darán la mano. Algo que yo hacía y que me sirvió durante este viaje era dejar que ellos tuvieron la iniciativa, si me ofrecían la mano yo también se las daba.
  • El lugar más apropiado en los medios de transporte público: 
Hasta encontrar tu lugar en un autobús puede resultar confuso cuando te encuentras en el territorio persa. Por lo general, los hombres se sientan adelante y las mujeres (no obstante, pueda parecer discriminatorio) van en la parte de atrás. Aunque tengo que precisar que yo no tuve este tipo de inconveniente porque siempre estuve sentada junto a mi novio.

¿Qué tipo de ropa debo meter en la maleta?

Seleccionar la ropa adecuada para ir a Irán puede terminar siendo un problema si no te documentas bien. Particularmente para mí lo fue porque este viaje terminó siendo completamente improvisado. Originalmente, yo tenía que viajar solo por cinco días a Capadocia en Turquía para encontrarme con mi novio, por lo que en mi equipaje de mano solo llevaba prendas de verano como faldas, vestidos y shorts (definitivamente nada apropiado para Irán). Posteriormente, fue que decidimos continuar el viaje juntos y en ese preciso momento fue que comenzó la odisea del ¿Qué me pongo?”.

Por si no lo sabes, Irán es la única nación donde todas las mujeres, incluyendo las extranjeras, que practiquen la religión musulmana o no, están obligadas a usar el hijab (este nombre se aplica tanto para la vestimenta en sí como para el velo que cubre el cabello) cuando están en público desde la edad de la pubertad. Adicionalmente, el código de vestimenta femenino islámico establece que: debe estar cubierta la mayor parte del cuerpo con prendas largas y holgadas, evitando así, que la figura se vea marcada, incluso si hace mucho calor… De ahí que, no solamente veras en la calle a las mujeres del mundo islámico usando el hijab (utilizado también por las extranjeras) sino que además algunas lucen el chador, nikab o burka que hacen parte de la vestimenta musulmana femenina. 

Afortunadamente para mí, antes de realizar el segundo intento para entrar y aterrizar en Tabriz (La primera ciudad iraní que visitamos) aun nos quedaba un largo recorrido en Turquía por delante y fue en Kayseri, la segunda cuidad más musulmana de dicho país, donde me pude equipar y comprar toda la ropa necesaria. Si te estas preguntando si fue una tarea difícil, la verdad es que yo la describiría como una experiencia divertida, empezando por la barrera idiomática puesto que, la mayoría de las personas del lugar no hablaban inglés (nosotros menos turco) y aunque había muchas opciones la mayoría de las veces no era lo que yo estaba buscando, así que, estuvimos en este proceso dos días completos.


Entonces, ¿hijab, chador, nikab o burka?

Si a este punto, todavía te estás preguntando si estuve recorriendo Irán con un burka o un chador encima, pues déjame decepcionarte (hacia demasiado calor) porqué terminé optando por jeans y pantalones con un cárdigan largo encima, eso sí, me volví loca comprando los hijab a diestra y siniestra, tantos que varios me quedaron sin estrenar, pero por una cuestión de seguridad es mejor que sobren y no que falten, de lo contrario no te dejaran ni siquiera bajar del avión.


Mi experiencia

Si me pidieran describir a los iraníes en tres palabras yo diaria que son hospitalarios, amigables y curiosos porque ellos quieren saber tanto de nosotros (los occidentales) como nosotros de ellos. La hospitalidad y amigabilidad van de la mano, y pese a que, en algunos casos puedan parecer excesivas y hasta irreales debes tener en cuenta que es simplemente parte de su dadivosidad hacía el turista. Y créeme, no estoy exagerando, tanto es así que, es posible que por la calle encuentres personas que con solo escucharte hablar en cualquier otro idioma te den la bienvenida, quieran conversar y hacerse fotos contigo al saber que eres extranjero, estén dispuesto a ayudarte. Así mismo, puede acontecer que vayas a comprar en un negocio de ropa algunas cosas que necesitas y termines siendo invitado a un almuerzo tradicional con una familia local y si corres con más suerte aun (como nosotros) hasta podrías terminar celebrando muchos cumpleaños.


¿Qué hacer si no tienes la visa preparada?

Por supuesto que, como ciudadano, sin hablar de ninguna nación en particular, puedes solicitar la visa en el consulado y/o embajada iraní de tu país o el lugar en donde resides (esto sería lo ideal) pero si te ocurre como a mí que el viaje surgió de manera inesperada, no te preocupes, igualmente puedes solicitar la visa en los principales aeropuertos del país al desembarcar del avión (el costo dependerá de la nación donde provengas). En este caso, lo importante es que tengas un pasaporte con al menos seis meses de vigencia, un billete aéreo de regreso y la reservación del hotel o el lugar donde te vayas a hospedar (es importante recalcar que en algunos casos podrían no concederla aunque no es lo habitual). No ocurre lo mismo con las fronteras terrestres y esto es algo a lo que debes prestar atención y anticiparte. 


De tener en consideración

  • Lleva dinero suficiente
Ten en cuenta que en Irán los turistas no podemos retirar dinero de los cajeros automáticos o realizar pagos con las tarjetas de créditos (extranjeras) a menos que tengas una tarjeta electrónica de algún banco local. 
  • Popularmente existen dos monedas
De igual forma, la moneda oficial es el Rial, sin embargo, los locales hablan en Toman, la moneda que se usaba antiguamente, a la cual se le resta un cero. Es decir, 1 toman es igual a 10 riales y, no obstante, la mayoría de los precios los indican en toman, si quieres saber el precio de en riales solo basta agregar un cero. 

Abre tu mente

Antes de adentrarte a la cultura persa, lo único que necesitaras dejar en tu casa son los prejuicios. Irán es un país del que muchos hacen juicios de valor (más o menos como sucede con todo oriente y viceversa) pero pocos conocen realmente. Y, es que, aunque estos dos mundos se encuentren con una diversidad notoriamente marcada es precisamente eso lo que hace especial a cada uno a su manera. No hay un motivo claro para confundir la cultura con la política y no siempre es bueno creer en todo lo que piensas o lo que te han contado. Recuerda que todo el mundo tiene un criterio ajeno, pero pocos tienen un criterio propio y en este caso, la única manera de crearlo es a través de la experiencia.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.